Coaching de Salud

Las sesiones de un coaching de salud, son y se basan específicamente en hacer realidad un cambio de perspectivas, para que puedas actuar en tu vida actual y lograr permitirte hacer preguntas que te puedan establecer una posición de poder para enfrentar de una manera más amable la enfermedad que estés padeciendo. Al cambiar tus perspectivas, lograras tener una mejor actuación desde el optimismo, permitiéndole a tu existencia un mejor trato contigo mismo y con las demás personas.

Estas sesiones de salud sirven para acompañarte en un proceso, donde iras descubriendo por ti mismo que comportamiento estas teniendo en el presente, como estas afrontando la situación desde todos los ángulos posibles y como puedes mejorarlo. De tu actitud dependerá en gran manera como y que tanto deseas avanzar en esta situación de vida. Es muy importante entender que no estás solo y que tu primer compañero de fortalezas eres tú mismo, que el aislamiento no es un buen consejero y que compartir y poder hablar y/o conversar, te va a permitir liberarte de esa cantidad de pensamientos que muy bien pueden llegar a generar emociones que jueguen en contra de la tan deseada recuperación de salud.

Lo que se hace en una sesión de coaching de salud, es proporcionarte los mecanismos necesarios desde las herramientas ontológicas, para que puedas tener y ejercer un mayor control por la situación que estés atravesando y permitirte fortalecer tus creencias de una manera eficaz, logrando afianzar tu confianza y seguridad ante cualquier desenlace o situación que se pueda presentar a lo largo del tratamiento.

Es muy importante fortificar el proceso de entendimiento del afectado, así como el de poder hacerle entender que la situación de salud que padece también está afectando a su entorno más íntimo. Al llegar a este proceso de entendimiento de la situación presente, logrará convertir este proceso en su mayor fortaleza, y es así como el cliente o coachee se convertirá en un portador de apoyo para sí mismo y para los demás.


La cantidad de sesiones recomendadas puede variar según la necesidad y demanda del coachee. Es recomendable una por semana y su duración está entre 60 a 90 minutos. En vista que cada sesión es un proceso único, de acuerdo al tema y situación presentada, siempre se debe realizar un análisis previo según sea el caso y desde allí diseñar la estrategia a seguir. Esta estrategia está compuesta de recursos, técnicas y orientación, que garantizan excelentes resultados, siempre orientados a una estructura de cambios en positivos y manteniendo una atención plena en el presente.

La cantidad de sesiones es evaluada según sea la situación o situaciones determinadas y para obtener los resultados deseados, pueden llegar a ser como mínimo 4 sesiones, más esa cantidad puede variar para poder obtener resultados totalmente efectivos. Todo esto depende en su mayoría de la disposición del coachee. El periodo de intervalo recomendado entre una sesión y otra suele ser entre 1 o 2 semanas.

El objetivo principal de un coach en una sesión de coaching de salud, es apoyarte y ayudarte a entender que conductas de salud estás adoptando y desde este punto, desarrollar las medidas necesarias que te permitan vivir con mayor plenitud y bienestar de vida personal e interpersonal. Entender la importancia de compartir la calidad del tiempo en tu vida. Comprendiendo que es un proceso de cambio, y activando las metodologías y mecanismos necesarios logrando de manera positiva enfrentar determinada situación de salud.

Lograrás de forma neurolingüística cambiar a una acción positiva, mejorando tus perspectivas y creencias, llenándote de un optimismo que te permitirá enfrentar y aceptar los procesos; aprovechando así el máximo de tu valioso tiempo.