Coaching de Relaciones

Cuando hablamos de un coaching de relaciones se refiere a la búsqueda orientadora para reparar, mejorar y reestructurar relaciones interpersonales que se han visto afectadas y/o fracturadas por algún inconveniente o problema en específico.

Ocurre con muchísima frecuencia que las relaciones interpersonales tienden atascarnos en circunstancias conflictivas, las cuales vienen a ser en la mayoría de los casos, códigos aprendidos que limitan la posibilidad de tener y construir relaciones sociales armoniosas.

El coaching de relaciones sirve para acompañarte a descubrir un proceso creativo, fundamentado en el respeto y consideración hacia ti principalmente y con las demás personas con quienes te codeas. Es muy importante comprender que cuando una relación tiene una importancia especial y se ve afectada por algún determinado motivo y/o circunstancia, se tiende abrigar un sentimiento de sufrimiento, el cual puede llegar afectar nuestra vida diaria y sin darnos cuenta, comenzar a desequilibrar nuestros pensamientos y emociones, de tal manera que nuestro juicio se vea afectado y en consecuencia nuestro rendimiento como individuos desde diversos puntos de vista, afectando principalmente nuestro comportamiento y reacciones más comunes, es decir, podemos sin darnos cuenta comenzar a convertirnos en personas tristes, ausentes, mal humoradas, desconfiadas, violentas, etc.

Evaluando desde estos contextos, podemos identificar cual es el grado de responsabilidad y de influencia en dicha situación. Todo esto puede darse en una relación de pareja, familiar, amistad, laboral, etc., y en cada uno de esos casos, el coaching permite alcanzar grandes resultados resolutivos.

Lo que se hace en una sesión de coaching de relaciones, es buscar los mecanismos y metodologías para reparar una relación dañada, se puede determinar porque se ven afectadas las relaciones, y que herramientas utilizar para volver a estructurarlas, buscando solucionar bien sea problemas de diferencias, celos, duelos, resistencia a los cambios, etc. El cliente o coachee, lograra encontrar respuestas, mediante preguntas que se van desarrollando en la sesión, donde se logra mediantes mecanismos y herramientas que utiliza el coach, que el cliente o coachee se logre replantear desde una mejor perspectiva y punto de vista sin hacer juicios, todos los aspectos o circunstancias que le han afectado en determinada relación interpersonal; todo esto de la mano del coach de confianza.

La cantidad de sesiones recomendadas puede variar según la necesidad y demanda del coachee. Es recomendable una por semana y su duración esta entre 60 a 90 minutos. En vista que cada sesión es un proceso único, de acuerdo al tema y situación presentada, siempre se debe realizar un análisis previo según sea el caso y desde allí diseñar la estrategia a seguir. Esta estrategia está compuesta de recursos, técnicas y orientación, que garantizan excelentes resultados, siempre orientados a una estructura de cambios en positivos y manteniendo una atención plena en el presente.

La cantidad de sesiones se evalúa según sea la situación o situaciones determinadas y para obtener los resultados deseados, pueden llegar a ser como mínimo 4 sesiones, más esa cantidad puede variar para poder obtener resultados totalmente efectivos. Todo esto depende en su mayoría de la disposición del coachee. El periodo de intervalo recomendado entre una sesión y otra suele ser entre 1 o 2 semanas.

Los objetivos a alcanzar en una sesión de coaching de relaciones, es lograr reparar las relaciones y mejorar su conexión. Se define y se decide dejar a un lado relaciones tóxicas y dañinas, cual sea su naturaleza, ya que se entiende que dichas relaciones, no reportan beneficios. El objetivo específico del coach, es acompañarte en tu decisión de poner un alto y un fin a estas relaciones dañinas y apoyarte en el entendimiento del porqué has sostenido y alimentado este tipo de relaciones, rompiendo con todos los esquemas preconcebidos de manera errada y ayudándote a crear una nueva realidad con un plan de acción que te permita una mejor manera de vivir y entender las relaciones. Aprenderás a manejar todas tus diferentes relaciones sentimentales, sean de pareja, familia, sociales, laborales, etc. Lograrás tener en claro tus necesidades como individuo, tus valores, identificando que creencias o miedos te están limitando en tus relaciones.