Busca el Balance

Busca el Balance

Estar en balance significa saber que todo pasa y que toda experiencia representa una oportunidad para aprender, reflexionar y crecer. Dedícale menos tiempo a las preocupaciones, a los compromisos y a los pendientes y más tiempo a mantener tu bienestar y a enriquecer y fortalecer las relaciones con la familia y los amigos. Del equilibrio que logremos entre el tiempo que dedicamos a las responsabilidades y a las actividades relajantes, divertidas o enriquecedoras de nuestra condición humana, dependerá nuestra tranquilidad, bienestar y felicidad.


Para recuperar tu balance necesitas aprender a estar en presente, enfocar tu atención en el aquí y el ahora.


Comienza hacer aquello que te corresponde en cada momento y deja de preocuparte por la que vendrá después; no permitas que tu mente te lleve al pasado o al futro para llenarte de tensión, temor o preocupación; aprende a planificar tu tiempo y tus asuntos pendientes por orden de prioridad, de manera que puedas atender una sola cosa a la vez para resolverlo con más facilidad.


Aprende a cerrar y abrir las puertas de tu espacio interior a voluntad. Ciérrate para dejar afuera lo negativo que pueda afectarte y ábrete solo para recibir e incorporar a tu vida todo lo bueno, lo positivo y lo agradable que sucede a tu alrededor. Recuerda que eres tu quien decide de qué manera te afectara todo lo que sucede fuera de ti. Aprende a recargar tus baterías esenciales; es decir, fortalece tu estima, aprecia lo que haces para no necesitar el reconocimiento de los demás, ajustar tus expectativas, respetarte y valorarte lo suficiente como para hacer los cambios necesarios que te permitan recuperar tu balance.

Sugerentes:


• Prueba contar hasta cien si fuese necesario antes de permitir que el comentario de otro te haga reaccionar equivocadamente. Conserva la calma y tomate el tiempo para pensar en cuál es la mejor forma de actuar.
• Planifica tus próximas vacaciones en un lugar de belleza natural.
• Camina con los pies descalzos sobre la arena o el césped unos minutos, para descargar la tensión.
• Cumple con ese asunto que te impide estar en paz. No sumes nuevos compromisos si antes haber cumplido con los que tenías pendientes.
• Transforma la forma en la que observas e interpreta lo que ocurre en tu vida. Decide buscar y resaltar todo lo positivo que llega a tu vida.
• No te fijes en las elecciones equivocadas que hacen los demás al menos que estés involucrado directamente en ellas, en cuyo caso te sugiero tener la mente abierta para que puedas analizar la situación sin afectación y con la objetividad que te permita encontrar la mejor solución.

Antonieta Rojas Suárez

Deja una respuesta