¿Qué es la abundancia?

¿Qué es la abundancia?

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:General
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Definitivamente hablar de la abundancia, es entender que siempre está a nuestro alrededor, pero nos cuesta encontrarla.

Desde el primer momento en que aprendemos a practicar el agradecimiento, la abundancia comienza a manifestarse en nuestras vidas.

Si hacemos una lista de personas que aportan o han aportado alguna cosa en nuestra vida, y considerando que gracias a ellas y las experiencias vividas nos han permitido
crecer de alguna forma, ya comienza un proceso de abundancia. Estás personas pueden ser pasadas, presentes o que ya no están. Lo importante e interesante es que de cualquier modo, son o han sido significativas en nuestro proceso de crecimiento personal. Estas personas deben haber implicado un crecimiento en nuestras vida y observaremos que fue al relacionarnos con cada una de ellas lo que nos permitió crecer en nuestra abundancia personal, es allí donde ya estaremos encaminados hacia el sendero de la abundancia….cuando empezamos a ser agradecidos.

Debemos comenzar aceptando que somos merecedores de una buena abundancia y contemplarla en todo lo que nos rodea.

Aceptarlo en nuestra mente de forma consciente y de inmediato hacernos el propósito de cambiar nuestro vocabulario.

Si hacemos un análisis de nuestro vocabulario, nos daremos cuenta que la pobreza se ha metido en nuestras conversaciones…la pobreza nos habla al oído y sin darnos cuenta. Un ejemplo muy conocido es aquel donde, una mujer recibió un dinero y lo puso sobre la mesa de su sala. Su hijo, de 7 años, tomó los billetes y ella le dijo: «deja el dinero allí que eso es para pagar…» Aquí observamos que esta persona, ha utilizado una frase muy común » eso es para pagar…» Sin saberlo, esta persona se está programando su mente para creer que el dinero es para pagar. En consecuencia, su vida económica, esencialmente, se reduce a eso: a estar pagando. Ella le está diciendo a su mente: «el dinero es para pagar.» «el dinero es para pagar.» Es así como su mente lo cree y empieza a trabajar para que así sea y en la mayoría de los casos puede llegar a crear deudas y hasta se puede hacer de gastos innecesarios.
Por qué? Porque el dinero el dinero es para pagar!

Por otro lado tenemos muy enquistado una de las expresiones más usadas y es “poco a poco”. Cuando las personas empezamos algo usualmente exclamamos: “vamos a empezar poco a poco”
La palabra poco, significa escaso.

¿Qué imagen vemos cuando escuchamos la palabra poco?

Debemos reflexionar sobre Prestemos atención a estás oraciones:

«Lo haremos poco a poco» VS «Lo haremos paso a paso.»
La segunda expresión es más edificante, construye un cuadro mental de mayor fuerza.

Otra expresión usada con mucha frecuencia es «NECESITO.» Esa palabra significa CARENCIA. ¿Qué vemos o que sentimos cuando escuchamos la palabra «necesito.»?
«necesito un trabajo.»
«necesito dinero.»
«necesito mejorar.»
«necesito apoyo.»
«me falta cambiar.»

Cambiemos nuestro lenguaje. Digamos:
«quiero dinero»
«quiero mejorar
«quiero apoyo.»
«quiero cambiar.»

El solo hecho de pronunciar las palabras desde una posición ACTIVA, desde una posición de VOLUNTAD, ya cambia nuestros cuadros mentales.

Otra expresión muy usada es «voy a tratar.»
Tratar es intentar. Alguien decía: «estamos cansados de los tratadistas.» Se precisa gente que lo HAGA. Es tan simple decir: «lo haré.» y Si no puedes o no quieres hacerlo, sencillamente decimos: «no lo haré.» El mundo no se viene abajo…el mundo sigue su curso: no probemos suerte, no lo hagamos para ver cómo nos va.

Ganadores creen que si algo va a pasar, es porque ellos hacen que pase.
Así que cada vez que decimos voy a «tratar», estamos acostumbrando a nuestra mente a «intentar», a «negociar.» No negociemos con nuestra mente: Solo debemos darle órdenes. La mente obedece.

Otra expresión del vocabulario de la pobreza es «vale la pena.» Pena es tristeza. Pena es dolor. Pena es angustia.
Lo que vamos hacer no vale la pena, vale el esfuerzo. Vale la alegría.

Hay que prestarle atención a las palabras…
Una palabra es un pensamiento hablado. Un pensamiento es una palabra en silencio.

Las palabras crean ideas…l
Las palabras crean sensaciones: lo que escuchamos puede determinar lo que sentimos.
Las palabras crean cuadros mentales…

Un consejo popular dice: «piensa antes de hablar.» La verdad, no obstante, es que nadie puede hablar sin pensar. Cuando alguien dice algo «sin pensarlo», en realidad lo pensó sin darse cuenta: fue un proceso que ocurrió en su subconsciente y que pasa inadvertido. Es casi automático…

Del mismo modo que nadie puede dar lo que no tiene, nadie puede expresar lo que no piensa… Incluso el acto de mentir exige un nivel de pensamiento.

Las palabras tienen poder porque cuando son escuchadas la mente, tanto del que las escucha como del que las pronuncia, las convierte en imágenes. Cada palabra la hemos asociado a una imagen y a una determinada sensación.

Por ejemplo, cuando escucha la palabra AUTO…lo más probable es que su mente vea un AUTO y que incluso lo vea andando.

Cuando escuchas la palabra NARANJA, vemos una naranja…
Las palabras crean imágenes y esas figuras mentales amplifican lo que somos. Tienden a acentuar nuestros sentimientos más básicos: recordemos, las palabras son decretos…

«Quien habla del bien, del bien se nutre.»

Prestemos muchísima atención y nos daremos cuenta que cuando nosotros escuchamos con detenimiento el vocabulario de la mayoría de las personas, lo que encontraremos serán palabras de escasez y al ser pronunciadas constantemente, esas palabras son semillas de pobreza:
«ojalá»
«vamos a ver»
«hay que probar suerte»
«Dios quiera»

Es así como encontraremos mucha pobreza mental y mucha pobreza en el vocabulario…

Vamos a darle un cambio en positivo a nuestras vidas y empecemos a vivir con un vocabulario desde la abundancia…cambiemos ese chip y nuestra vida cambiará.

Siguiente entradaLeer más artículos

Deja una respuesta